Entrevista Rosalino López: “Necesitamos un gobierno de emergencia nacional”.

En gran medida todas y todos, hemos sufrido por la crisis generalizada que vive el país. Es así que se puede afirmar que la pandemia provocada por el COVID-19, sólo ha venido a desnudar las graves deficiencias del gobierno actual.

La situación del campo y, en este caso, de los productores/as de alimentos del Dpto. Central, es sumamente preocupante, a decir de Rosalino López, pequeño productor hortícola del distrito de “Las Piedras” de la zona de Itá, miembro del Ejecutivo Nacional de la Federación Nacional Campesina.

López manifiesta que desde la pandemia los campesinos/as vienen sorteando como pueden la crisis económica mediante la solidaridad compartida entre los miembros de la comunidad, pero que de igual manera necesitan una política real de parte del Estado, que les permita seguir produciendo alimentos no sólo para su sustento, sino también para todo el pueblo: “con esta pandemia se vio la necesidad de inversión en cuanto a la producción de alimentos porque casi 4 veces más creció la importación de alimentos y eso es una pérdida de soberanía: la dependencia alimentaria de otro país”.

Otro de los inconvenientes para la producción de alimentos y, que tuvo un crecimiento acelerado durante este tiempo, es la especulación inmobiliaria en el Dpto. Central y la llegada de “sin techos” promovido principalmente por el Ministerio de Desarrollo Social (antes llamado Secretaría de Acción Social) que amenaza en disminuir cada vez más, la tierra destinada para la producción. Rosalino menciona que: las empresas inmobiliarias loteadoras arremetieron con todo para poder sacar de las manos de los campesinos/as su medio de producción, aprovechando la crisis que vivimos actualmente”.

Pero a pesar de esto, los miembros de la FNC asentados en el Dpto. Central elaboraron y entregaron el pasado diciembre a la Municipalidad de Itá, una propuesta de ordenanza municipal para la “demarcación y zonificación territorial de las áreas de desarrollo de la agricultura familiar campesina y de las pequeñas empresas familiares hortícolas, granjeras y procesadoras de alimentos sanos y variados”. Aunque aún no obtuvieron respuesta del municipio, Rosalino manifiesta que ellos se encuentran en asamblea permanente en las distintas comunidades hasta lograr la aprobación de esta ordenanza en el municipio iteño y luego esperan replicar este modelo, para que se convierta en una ley nacional que permita proteger todas las zonas productivas del país.

También conversamos sobre la situación actual de la producción y nos señaló: “Ahora estamos notando cómo la inclemencia del tiempo tanto la sequía como los diluvios, heladas, perjudicaron gravemente a los pequeños productores/as, principalmente, a los productores/as de tomate, locote y verdeos. Que son los rubros principales del Dpto. Central”. Agregó que ahora que se encuentran en época de siembra, no cuentan con semillas, infraestructura o créditos que les permitan llevar adelante su trabajo. Continúa diciendo que en todo este tiempo no obtuvieron de parte del Estado ninguna planificación o programa que los asista, más que nada, las acciones de parte del Ministerio de Agricultura se basan en la improvisación: “Lo que apenas nos sobra, nos organizamos como pequeños productores/as agremiados a la Federación Nacional Campesina, y seguimos peleando por un programa hortícola que ya presentamos el 21 de marzo del 2018”.

XXVII Marcha Campesina de la FNC.

Debido a la crisis sanitaria del COVID-19, el año pasado la Federación Nacional Campesina, decidió suspender la histórica marcha anual, para adherirse al protocolo sanitario, dar tiempo a que se preparen los hospitales y se garantice la protección al pueblo de la enfermedad. Pero este año, debido a que el gobierno, además de no dotar al sistema de salud de los insumos necesarios, ha incurrido en hechos de corrupción que terminaron por empeorar cada vez más la situación crítica de salud, los miembros de la FNC realizaran la XXVII Marcha Campesina el 25 de marzo próximo con una modalidad diferente.

Si bien se realizarán movilizaciones a nivel nacional, un grupo de campesinos/as llegarán hasta Asunción, mientras que otros se concentrarán en las principales capitales del país. Este año el lema de la marcha es: Tierra, Salud, Trabajo, y Soberanía.

Rosalino resalta que: ya sabemos cómo está afectando esta pandemia, siempre a los más pobres. Muchos compatriotas están muriendo por falta de medicamentos, por falta de atención médica, entonces vemos como una necesidad imperiosa hacer la XXVII Marcha Campesina este año.

La marcha en el Dpto. Central.

Rosalino explicó que un grupo de productores/as se movilizarán en la ciclovía de la Ciudad de Itá, frente mismo a la Universidad San Carlos. Finalizó diciendo: “También instamos a toda la ciudadanía para que se adhieran a esta causa, a esta movilización, no solamente llevaremos las reivindicaciones para los pequeños productores/as, sino que también vamos a llevar las reivindicaciones para pedir tierra, salud, trabajo y soberanía, para exigir que se instale en nuestro país un gobierno de emergencia nacional”.

 

 

Material libre para su difusión citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *