Pueblo Qom – Chaco Paraguayo: dividido por las falsas promesas del modelo productivo extractivista.

Hace tiempo, la comunidad indígena Qom se encuentra en medio de una lucha a favor de sus derechos, reivindicando su capacidad de decisión, reclamando su exclusión y manifestando a la ONG Fundación Paraguaya, su desacuerdo con la plantación de eucalipto que pretenden realizar en sus tierras, afirmando que estos traerán progreso y bienestar, cuando saben que lo que traerán consigo serán solo perjuicios, para la naturaleza, para sus familias y para su bienestar.

Los afectados son 3 clanes, los Cerriteños, los Rosarinos y los Chaqueños, de la etnia Qom, ubicados en la misma propiedad en el distrito de Benjamín Aceval, Dpto. de Presidente Hayes – Chaco Paraguayo – en una comunidad asentada en un terreno donado por los franciscanos, que aún poseen los títulos de propiedad de las tierras.

La Fundación Paraguaya se había comprometido a ayudar a las 8 comunidades de los tres clanes, para así obtener aprobación de los Qom y poder ejecutar el proyecto, pero de estas solo 2 comunidades están conformes y aceptaron considerarlo, aun así, la ONG decidió dar inicio a los trabajos.

Cristina Ramírez – Comunidad Qom

Así nos manifiesta Cristina Ramírez, madre y miembro de la comunidad Qom: “Fue un dialogo bastante extenso, en donde muchas fueron las promesas a la comunidad, promesas de ayuda y progreso para salir adelante”. Explica además que existen tres grupos viviendo en el terreno, cada uno de ellos con su propio líder.

Manifiestan que la Fundación Paraguaya no está realizando las visitas prometidas, y solo toman contacto con algunos de los grupos. Cristina menciona que la “Fundación Paraguaya” tiene más afinidad con el grupo Cerriteño, los primeros asentados en la zona, “ellos poblaron la zona, pero no por eso tienen el derecho de decidir por los demás, la propiedad es de todos, y todos debemos decidir”.

También comenta que los franciscanos convocaron a una reunión hace algún tiempo para conversar acerca de la situación, en donde los miembros de la Comunidad de Cristina manifestaron no tener conocimiento de lo que estaba ocurriendo, no habiendo otorgado el permiso para iniciar las obras, “fueron los Cerriteños los que tomaron la decisión por todos en los terrenos franciscanos”.

A la consulta sobre quiénes serían los dueños de los eucaliptos, es decir, quienes podrían explotar los recursos madereros, afirmaron que sería Martin Burt, “él es quien saca provecho de los pueblos indígenas, a ellos se les paga para que se pueda hacer uso del suelo, aprovecha el mal momento que estamos pasando”, agregó que las parcelas que deberían usarse para cultivos de alimentos, nutrición de familias, y para el progreso de la comunidad están siendo preparadas para albergar monocultivos de eucaliptos. Los beneficiados directos del grupo Cerriteño son cuarenta personas aproximadamente

El problema de la comunidad inició aproximadamente hace 4 años, aunque los trabajos en sí comenzaron el mes pasado, en agosto, y van avanzando bastante rápido, “ya hay tractores trabajando en la zona, alambraron el área, dividieron a la comunidad para poder producir, lo que están haciendo es dividir a nuestro pueblo”.

Los Qom buscan ayuda, buscan protección y seguridad para sus tierras y sus familias, “hace unas semanas nosotros nos manifestamos, procuramos hacernos notar, salimos a la ruta, la cerramos como protesta y procuramos que Bernarda (Pesoa), nuestra lideresa, pueda contactar con alguien que nos brinde un poco de ayuda”.

Cristina tiene cuatro hijos pequeños, 2 niños y 2 niñas que también salen a luchar por los derechos de su pueblo. Ella como madre de familia, afirma que el eucalipto no es de ayuda para la comunidad, solo acarrea perjuicios, cree que este falso progreso traerá más contaminación, desgaste y degradación del suelo y del agua, incrementará los problemas que ya están sufriendo en la actualidad como la sequía.

Comentó que el abastecimiento de agua potable se da por medio de un tanque de bombeo de la comunidad, que actualmente ha quedado del lado Cerriteño divido por los alambres. Expresa su preocupación por un posible desabastecimiento de agua por causa del conflicto, por ello están planeando volver a hacer un cierre de ruta por dos días, el 12 y el 13 de octubre.

Bernarda, lideresa del pueblo Qom, agrega que están tratando de conseguir un acuerdo entre las partes involucradas; en el primer intento fungieron de intermediarios los miembros de la dirección de la Comisión de Pueblos Indígenas, así como otros, pero tampoco dieron indicios de posibles soluciones a la problemática.

La comisión del Senado se reunió dos veces con la comunidad, oportunidad en la que ellos mismos afirmaron que no se dio la consulta libre, previa e informada; además de que no se estructuró una mesa de dialogo, fundamental para la resolución de conflicto entre las partes, es decir la Fundación Paraguaya, la Gobernación, el INDI y la comunidad Qom, que debía ser coordinada por el Gabinete Social del Instituto Paraguayo del Indígena.

Esta reunión debió desarrollarse en la Gobernación de Presidente Hayes, pero quedó suspendida bajo la excusa de que el predio se estaba usando, todos los espacios en los que podía desarrollarse la reunión coincidentemente el día en que se podía solucionar la problemática de toda una comunidad, fueron destinados a atender otros temas, incumpliendo así el órgano estatal su compromiso de acompañamiento y ayuda.

Los Qom, un pueblo divido, con familias que luchan por sus derechos, tres grupos hermanos ahora presentados como “los que están a favor” y “los que están en contra” de lo que es mejor para la comunidad, separados los Cerriteños de los demás grupos por alambres que dividen sus terrenos, como lo hacen las trincheras en escenarios de batalla, un pueblo con miedo de quedar en el abandono, de separarse, de perder sus tierras y de verse perjudicados.

Todo esto a causa de las mismas promesas del falso progreso que se vienen realizando a estas comunidades desde hace años, promesas vacías basadas en un modelo productivo extractivista en donde los beneficios se reparten entre pocos y los perjuicios si quedan sobre las espaldas de los Qom.

 

Fotos: gentileza Comunidad Qom.

Material libre para su difusión citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *