ENTREVISTA Alicia Amarilla: las mujeres campesinas nos sentimos empoderadas.

Como Red de Semillas Nativas y Criollas Heñoi, nos encontramos en una constante lucha por la defensa y ratificación de los derechos, la seguridad y la soberanía alimentaria. En esa tarea, llevamos adelante un proceso de acompañamiento continuo a productores y productoras campesinos/as e indígenas, compañeros y compañeras en este arduo caminar hacia la transformación del modelo productivo.

Una de ellas es CONAMURI, Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas, que viene trabajando con mujeres trabajadoras del campo, organizadas en comités de producción y pequeñas asociaciones.

Conversamos con Alicia Amarilla, dirigenta de la articulación, que lleva adelante junto con sus compañeras el proyecto “Semilla Róga” en la localidad de Santory, Repatriación, Dpto. de Caaguazú, donde se encuentran sembrando, multiplicando y avanzando exitosamente con fundamentos de la agroecología como guía.

Consultada sobre el significado de las semillas, Alicia nos comentó que, para ellas, que vienen trabajando en su rescate, “Semilla Róga” es un sueño que se va cumpliendo: “Política y socialmente es un trabajo de años, de recuperación saberes, de promoción conocimientos tradicionales, de manejo de semillas e intercambio, de uso correcto de suelo, de recuperar todo esto que se dejó de lado gracias al modelo productivo capitalista”.

Con esta práctica, ellas recuperan los saberes demostrando así las bondades de la agroecología, produciendo alimentos sanos, intercambiando conocimientos, creciendo en comunidad. “Queremos darle a la comunidad un modelo, un ejemplo, y este es el momento, con la pandemia la gente realmente comienza a producir de vuelta, a interesarse, nos ayudaron mucho las campañas de difusión, promoción y capacitación. Se está dando además la migración masiva, todas las personas que vuelven de la ciudad al campo buscan cultivar para subsistir”.

Para Alicia esto es de suma importancia, ya que consideran que producir y comercializar permitirá consolidar en manos del pueblo, el poder político necesario para elegir nuestros alimentos, erradicar el hambre, de ofrecer alimentos sanos, al tiempo de concienciar a las y los consumidores sobre la necesidad de consumir alimentos sin químicos, sin venenos.

Siguiendo con las ventajas del modelo agroecológico mencionó que se valora más el trabajo de las mujeres y niños/niñas, porque es una forma de conectarse con el medio ambiente: “es una forma de vida, es cambiar la mirada y aguantar la lucha contra el agronegocio, es luchar en contra de ese modelo actual. Es fundamental porque las mujeres campesinas nos sentimos empoderadas, nuestros conocimientos son reales, nuestros conocimientos son útiles, nuestros conocimientos llevan comida a la mesa, nosotras tenemos y queremos compartir esos conocimientos”.

Además, ratifica que plantando y trabajando la gente se comunica y fortalece sus vínculos, el trabajo es un encuentro en sí mismo, se da el compartir, la catarsis, la contención, y así se va construyendo la comunidad.

Sobre cómo llevan adelante en trabajo actualmente en la comunidad, Alicia nos mencionó que están esperanzados, esperando la lluvia, ya que la sequía es lo que principalmente está afectando a los cultivos, pero que de igual manera están sembrando. En este momento cuentan con variedades de mandiocas de rama que ya deberían ser cultivadas pero que, debido a la falta de agua, no lo pueden hacer.

Agregó que además de la mandioca, cultivan kumanda yvyra´i, semillas de maíz, locro avatí sape pyta, avatí moroti, canavalia y mucuna enana, estas últimas dos como abonos verdes, buscando modelos de cultivo en asociación, modelos agroecológicos. “Siempre trabajamos previamente la tierra con rastroneo y limpieza, descompactamos, abonamos, preparamos el suelo para las semillas”, puntualizó.

Alicia mencionó que en las próximas semanas empezarán a sembrar los porotos y el acevén. En total cultivaron 4 hectáreas, aunque en un principio sólo eran tres, “pero sobrepasamos nuestras metas, nos estamos animando a cultivar más. Estamos preparando postes para armar una huerta en donde queremos empezar a probar como crece el melón y también hacer un semillero de mucuna, así tenemos abonos verdes siempre a disposición”.

En cuanto a los aportes de la Red de Semillas Nativas y Criollas mencionó que todas las semillas entregadas las aprovechan y las distribuyen en la comunidad. Y que, con esto, campesinos/as e indígenas se están beneficiando, multiplicando esas semillas para llegar a más personas, acción que, además, permite intercambiar saberes y generar oportunidades.

Sobre la buena germinación de las semillas Alicia nos comenta fehacientemente que el sistema agroecológico que utilizan hace que las semillas germinen mejor: “este sistema ayuda con la descompactación y con la humedad, el tratamiento previo y los abonos aportan el alimento al suelo para avanzar con la producción, plantamos, aprovechamos, pero también trabajamos la tierra para su recuperación”.

Agregó que los abonos verdes que utilizan, asociados con otros cultivos, son aprovechados para nutrir y recuperar semillas: “de esa forma siempre vamos a tener a disposición, la cuestión es no usar todo para una sola cosa, hay que gestionar y hacer rendir lo que la tierra provee”.

Consultada sobre los siguientes pasos para Semilla Róga, Alicia mencionó que el plan es seguir avanzando, cultivando, cosechando, produciendo y recuperando la tierra: “Queremos ser una referencia para los compañeros y compañeras campesinos e indígenas, que la gente nos reconozca. El autoconsumo es otro objetivo que nos ponemos, queremos empezar con parcelas para aprovechamiento propio, beneficiarnos todos los que estamos colaborando con el trabajo diario y después entrar en procesos de comercialización”.

Finalizó expresando que también desean recuperar especies que ya no se encuentran fácilmente e intercambiarlas entre personas de la comunidad para crecer y expandir las cuatro hectáreas de cultivo que poseen actualmente.

La Red de Semillas Nativas y Criollas Heñoi quiere ser una plataforma para continuar el recorrido juntos/as, apuntando en la misma dirección; recuperando conocimientos ancestrales, generando oportunidades, promoviendo el modelo productivo agroecológico, sumando fuerzas para fortalecer el modelo que reivindica la vida, la sostenibilidad económica, ecológica y social. Para ello es necesaria la sinergia producida por la fuerza colectiva, emergente de la organización, que es el único camino para recuperar nuestra soberanía alimentaria.

 

Fotos:  gentileza Semilla Róga – CONAMURI

Material libre para su difusión citando la fuente.

One thought on “ENTREVISTA Alicia Amarilla: las mujeres campesinas nos sentimos empoderadas.

  1. Me siento muy feliz sabiendo que nuestras hermanas están empoderadas y de que mejor manera que seguir conectadas a la Madre Tierra, Produciendo! Son un ejemplo a seguir, lograron por siglos separarnos ,pero ya es hora de volver a unirnos, somos familia…Fuerzas y felicitaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *