Tomates y locotes afectados en Central

En Paraguay, la crisis del capitalismo, agudizada por la Pandemia del COVID 19, ha  puesto en evidencia, además de múltiples problemas estructurales, que la producción de alimentos sanos, no es prioridad para el gobierno. Los primeros días de la cuarentena, las y los consumidores lo sintieron directamente en sus bolsillos, al tener que erogar hasta 150%[1] más de lo que venían pagando por el precio de hortalizas. La Cámara Paraguaya de Supermercados[2]  atribuyó el aumento de precios a la suba de los precios de importación. Tanto ellos como el propio ministro de agricultura hablaron de que nuestro país tiene una dependencia del 95%, de alimentos frutihortícolas que ingresan desde Argentina[3].

Si el alimento es central e indispensable para que un pueblo tenga garantizada una vida sana, ¿cómo es posible que producirlo sea para quienes desean hacerlo una aventura peligrosa, más aun teniendo las condiciones climáticas de nuestro país?

La comunidad de Aveiro, distrito de Itá, es una zona históricamente productiva – al igual que muchas otras del departamento Central – que en este momento se encuentra en un acelerado proceso de urbanización, caracterizado por el acaparamiento de las tierras por parte de empresas inmobiliarias. Pese a esta situación, la Federación Nacional Campesina (FNC) viene resistiendo y proponiendo a las autoridades locales y nacionales que protejan la producción de alimentos. Las hortalizas y verdeo que se producen en el departamento Central, abastecen gran parte de la demanda del área metropolitana.

La tierra es el primer elemento que debe ser asegurado a las/los productoras/es para la producción de alimentos, pero no es el único. El año pasado, en el mes de julio se registraron heladas que destruyeron miles de plantas de tomate y locote en varias localidades del departamento Central, a esta situación le siguió un largo periodo de sequía, que sumado al del año anterior (2018) terminó desgastando severamente la tierra.  Ante la ausencia de un seguro agrícola adecuado, las pérdidas de los horticultores fueron cuantiosas.

Cesar Riveros, dirigente de la Federación Nacional Campesina, productor de tomate y locote, en Aveiro, cuenta que en el mes de enero iniciaron la siembra de semillas de esos rubros en tres etapas. La infraestructura utilizada es muy variada, existe una gran mayoría de productores/as que no cuenta con las condiciones mínimas para cultivar en verano, como ser sistema de riego, malla media sombra y el plástico utilizado en la producción de estas hortalizas conocido como “mulching”. Explicó además que la cantidad de kilos que pueden ser cosechados por cada planta depende de la variedad y de la suma invertida en ella. La mejor variedad tiene un costo mayor y no siempre se consiguen las semillas, mientras la suma invertida por planta oscila entre 3.000 y 5.000 guaraníes.

Al cabo de unas semanas, cuando las plantas alcanzaron los 40/50 cm. de altura, quienes habían sembrado sin la infraestructura mencionada, empezaron a notar que “algo” estaba atacando a sus cultivos, y que el deterioro empeoraba cada vez que llovía. En cuanto a quienes contaban con la infraestructura mínima, empezaron a notarlo a los dos meses de haber realizado la siembra.

Como antesala de la pandemia, esta especie de “epidemia” empezó a afectar los cultivos de tomate y locote, tanto en Aveiro como en otras localidades del departamento Central. La FNC solicitó a la Dirección de Extensión Agraria (DEAG) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), asistencia técnica, temiendo que la situación se tornase cada vez peor. En medio de la profundización de la crisis que estaban viviendo irrumpió la pandemia del COVID 19, agravando aún más la situación, por lo que la FNC decidió volver a exigir la presencia de los técnicos. En el mes de marzo una brigada de 10 productores/as acudió a la DEAG, cuidando todas las medidas sanitarias señaladas en pleno inicio de la cuarentena, para solicitar una respuesta institucional, al desolador escenario que se repetía en todas las fincas de la zona. El primer día no tuvieron eco alguno, pero la insistencia de la organización logró que la siguiente brigada, que doblaba en número de personas a la primera, consiguiera el compromiso de la institución.

Técnicos de la DEAG visitaron algunas fincas afectadas por la “epidemia” e indicaron la aplicación de ciertos agroquímicos “que deberían detener el problema”. Tras la primera aplicación los químicos no hicieron más que empeorar la situación, por lo que decidieron modificar la receta con otros químicos, obteniendo el mismo resultado. La tercera vez sucedió lo mismo, pero para uno de los productores, el agravante fue que debió vender una cría de toro para “invertir” al menos tres millones de guaraníes, para costear la prueba de ensayo y error sugerida por los técnicos, que finalmente no resultó positiva.

La FNC siguió requiriendo la presencia de las instituciones competentes, para lo cual mantuvo varias reuniones con autoridades locales y nacionales. En una oportunidad el ministro de agricultura  convocó a representantes de la FNC, quienes explicaron los detalles de lo acontecido, y solicitaron analizar los cultivos para saber qué es lo que estaba causando esta pérdida tan grande a los/as productores/as. Finalmente el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) resolvió realizar una visita interinstitucional para que los técnicos puedan tomar muestras para el análisis correspondiente.

En la mañana del lunes 8 de junio, se realizó la mencionada visita con la presencia de técnicos y autoridades del MAG, la DEAG, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), entre otras instituciones, quienes realizaron un recorrido por las plantaciones, de manera a dar un informe preliminar, hasta tanto se cuente con el resultado del análisis laboratorial. En dicha ocasión el dirigente campesino César Riveros celebró que  las instituciones responsables de la política agraria demuestren interés en buscar mecanismos para hallar una solución a este flagelo que representa la pérdida de todos los ingresos presentes y futuros de miles de familias dedicadas a la producción de alimentos.

Productores y productoras de la FNC registraron un total de tres millones de plantas, cuyos cultivos habían sido planificados con antelación en varios distritos del departamento Central; sin embargo, refieren que existe una gran cantidad de cultivos no planificados. Consideran que un 90 a 95% de estos  cultivos se están perdiendo y temen que este problema afecte también el cultivo de lechuga y otras hojas, debido a que ya encontraron un deterioro similar en una finca que produce verdeo.

Los técnicos detectaron un deterioro severo en el suelo, además de nematodos, virosis, bacterias, problemas en las prácticas utilizadas y la ausencia de infraestructura mínima, que es indispensable en los meses de primavera y verano. También hablaron de la importancia de conocer las semillas que son adquiridas, pues muchas enfermedades son transmitidas a través de ellas, al igual que los agroquímicos utilizados, ya que en ambos casos pueden provenir de empresas que evaden los controles y por ende no ser de la calidad ofertada.

La promesa del  responsable técnico nacional de la DEAG, frente a las demás instituciones, fue entregar el resultado del análisis de suelo, y muestras de hoja y tallo, tomadas en la jornada, para poder determinar cuál es la causa de la pérdida de los cultivos. Así mismo, se comprometieron a realizar con las y los productores/as una planificación para  recuperar las plantas  que aún no han sido afectadas.

La FNC solicitó que además de la recuperación de las 350.000 plantas registradas en las distintas comunidades, entreguen semillas para al menos dos mil plantas a cada productor, así como mallas media sombra y mulching, de manera que esta vez los cultivos cuenten con una mínima protección.

Se aguarda el resultado de los análisis y también las semillas e infraestructura prometidas. La FNC se mantiene firme y activa en la lucha por la defensa de la tierra y la producción nacional.

[1] https://www.ultimahora.com/suben-precios-frutihorticolas-y-el-mag-culpa-los-proveedores-n2876492.html

[2] https://www.abc.com.py/nacionales/2020/03/23/capasu-reconoce-aumento-de-precios-y-culpa-a-importadores/

[3] https://www.ultimahora.com/ingresan-mas-frutas-y-verduras-y-precios-se-normalizan-dice-el-mag-n2876871.html

 

Foto portada:  Lisa Meyer – Heñoi

Material libre para su difusión citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *