Horticultores resistiendo por nuestra alimentación.

Heñoi

En Aldama Cañada – Itaguá, cuatro productores hortícolas, junto a 16 trabajadores de apoyo, siguen resistiendo a los embates del contrabando; y a la falta de políticas públicas que protejan e impulsen la producción nacional. Son solo algunos de los muchosproductores de la zona en la misma situación.

Estos horticultores, en una finca de 4 hectáreas producen diversidad de rubros: lechuga, tomate, locote, perejil, acelga, hierbas medicinales, entre otros; lo hacen sin crédito ni asistencia técnica.

El suelo del Departamento Central está desgastado, debido a los años de uso. Es por ello, que producir conlleva una alta inversión al necesitar permanente corrección y alimento. Los productores realizan esta labor por cuenta propia, corriendo con todas las pérdidas que implican la falta de una política de planificación productiva, precios y acceso a mercados.

Apoyar a la producción nacional, es una tarea urgente de la que el Estado debe ocuparse de manera inmediata. Este modelo de producción individual sin asistencia técnica ni planificación productiva, menosprecia la voluntad de los productores que generan riqueza y fuentes de trabajo, donde finalmente sus esfuerzos no alcanzan y producciones enteras se pudren en las fincas.

Esta pérdida no es aislada, nosotros los consumidores sufrimos esta desidia estatal. La abundancia de tomates de hoy, por ejemplo, se transformará en otras épocas del año, en el elevado costo en las góndolas de los supermercados, así como de otras hortalizas y verduras.

Foto: Susana Balbuena.

Material libre para su difusión citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *